Logotipo Rovira-Beleta

Consultoría de Accesibilidad: Urbanismo, Edificación, Transporte y Sistemas de comunicación

Logotipo de facebook click para redirección Logotipo de tweeter click para redirección Logotipo de Linkedin click para redirección Logotipo de Instagram click para redirección Logotipo de Youtube click para redirección

"Una buena accesibilidad es aquella que existe pero que pasa desapercibida para la mayoría de usuarios"

 

Enrique Rovira-Beleta

ROVIRA-BELETA

Accesibilidad desapercibida

"Promocionar la accesibilidad y la supresión de barreras arquitectónicas, no es solamente una necesidad para las personas discapacitadas sino una ventaja para todos los ciudadanos"

 

El siglo XX fue el de la gran explosión urbana, y este nuevo siglo XXI será el de la consolidación del hombre como ser humano, independientemente de su sexo, raza, edad y/o discapacidad.

 

En el año 2015 se estima que un 50% de la población del mundo vivirá en ciudades, en consecuencia deberán dotarse de los recursos necesarios para facilitar la participación de todos sus habitantes.

 

Así mismo, la duración media de vida de la sociedad actual, va aumentando gracias a los avances médicos y tecnológicos, y el colectivo de ciudadanos que padece problemas de movilidad reducida, temporal o definitivamente, es cada vez mas numeroso; estableciéndose actualmente una cifra cercana al 30% de la población, si en ella incluimos, el envejecer, el sufrir accidentes temporales, el tener niños, el padecer algún tipo de discapacidad, etc. Por todo ello, nos encontramos en que las acciones tendientes a mejorar la accesibilidad y evitar o suprimir las barreras arquitectónicas, urbanísticas, en el transporte y en la comunicación, facilitaran una mejora de la calidad de vida de todos los ciudadanos, a la vez que la integración en el tejido social de determinados colectivos, para los que estas intervenciones son absolutamente necesarias para poder realizar una vida totalmente autónoma e independiente, o con la mínima ayuda de otra persona.

 

El objetivo del concepto accesibilidad desapercibida es simplificar la vida de todos, haciendo que los productos, las comunicaciones y el entorno sean mas útiles para un mayor numero de personas, con un coste adicional bajo o nulo, y un diseño habitual y normalizado.

 

El concepto de la accesibilidad desapercibida se dirige a personas de todas las edades, tallas y capacidades, y con frecuencia basta con introducir algunos pequeños cambios para hacer que un producto resulte mucho mas flexible y utilizable por un mayor numero de personas.

 

Pocos productos podrán responder a todas las necesidades, pero se puede hacer mucho con muy poco dinero, para hacer que sean lo suficientemente flexibles para satisfacer las demandas de la mayoría de las personas mayores y de las personas con discapacidades, asumiéndolos como clientes y usuarios.

 

Se estima que en Europa hay aproximadamente 100 millones de personas mayores y 50 millones de personas con discapacidad, y si tenemos suerte pasaremos a formar parte de este colectivo, porque habremos llegado a la tercera edad; por eso no debemos estar diseñando para los demás, sino para nosotros mismos y nuestro futuro.

 

Por todo ello, me atrevo a afirmar que la nueva medida de la arquitectura de este siglo XXI será la silla de ruedas, porque por donde pasa una silla de ruedas, seguro que todo el mundo pasará con comodidad; y si también señalizamos un recorrido para personas que ven con dificultad, seguro que todos los que vemos lo haremos con mas facilidad, al igual que si señalizamos por escrito, las personas que oyen y las que no, también se beneficiaran.

 

Para que estas medidas y detalles los puedan asumir todos los profesionales involucrados en el campo de la construcción y el diseño del entorno, será absolutamente necesario que se dominen las prescripciones a que nos obligan las diferentes normativas existentes en nuestro país sobre la promoción de la accesibilidad y la supresión de barreras arquitectónicas, entendiendo como se mueve una persona en silla de ruedas, una persona que camina con bastones o incluso con un caminador, como se desenvuelve una persona ciega o como reacciona y se comunica una persona sorda; para conseguir con ello detalles muy importantes para ellos pero que pasaran desapercibidos para el resto de los usuarios al estar bien diseñados, mejorando el confort de los servicios ofrecidos al público.

 

Al dominar estos detalles en los espacios, itinerarios, recorridos, diferentes elementos, escaleras, rampas, ascensores, servicios higiénicos, dormitorios, vestuarios, mobiliario, etc., dispondrán de un diseño normal y no se verán "especiales", por lo que todo el mundo los utilizará, de manera habitual, incluidas las personas con graves discapacidades; sin que en la mayoría de situaciones su coste sea mas elevado ni su espacio superior al habitual.

 

El éxito comercial del producto diseñado con estas premisas esta asegurado, porque sus características pasaran desapercibidas para la mayoría de usuarios, pero aquellos que las necesitan las encontraran con facilidad, y desecharan rápidamente aquellos productos que no las contemplen.

 

Un reciente e innovador estudio llevado a cabo en España, con subvención del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, demuestra que los ciudadanos consideran la accesibilidad como un criterio de calidad, estando dispuestos a pagar hasta un 12% mas por una vivienda por ejemplo accesible, frente a una sin estas ventajas.

 

Actualmente, en todas las comunidades autónomas de nuestro país existe normativa de obligado cumplimiento, que se aplicara en actuaciones de obra nueva, rehabilitación, reformas y/o ampliaciones, cambios de uso, etc.; tanto a nivel urbanístico, como edificatorio, en los sistemas de transporte y en los sistemas de comunicación.

 

Por ejemplo, cuando los técnicos involucrados en el diseño, proyectamos instalaciones deportivas hemos de pensar que durante una franja horaria diaria muy importante, sus usuarios serán niños en horario escolar, y también personas mayores que pueden realizar gimnasia de mantenimiento o de rehabilitación, mientras que el resto de usuarios al tener un horario laboral, solamente podrán disfrutar de las instalaciones en una franja horaria muy concreta.

 

En los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Barcelona, se incorporaron estos conceptos, tanto en los proyectos como en las diversas direcciones de obra de las instalaciones deportivas, sedes de las competiciones y los entrenamientos.

 

Actualmente toda la ciudadanía las disfruta, de manera normalizada y desapercibida para muchos de ellos.

 

Los socios de RCD Español asisten a los partidos de su club en EL ESTADIO OLÍMPICO, entrando indistintamente por diferentes entradas, donde la 2 y la 8 son también para personas con graves discapacidades; y están señalizadas convenientemente con el símbolo homologado de accesibilidad.

 

El publico que asiste a los diversos eventos en el PALAU SANT JORDI, accede a las graderías por entradas a pie plano y en sus servicios higiénicos existen cabinas de WC aptas también para personas con graves discapacidades, incluidas dentro de los propios servicios higiénicos de hombres y de mujeres, y sin realizar ningún diseño "especial" de cabina de WC adaptada, ni situadas en otro emplazamiento.

 

Las PISCINAS PICORNELL disponen de un ascensor de grandes dimensiones, que comunica todas sus plantas, y facilita el acceso a los vestuarios, que también disponen de cabinas adaptadas, que utilizan todos sus usuarios de manera habitual. El acceso a las gradas es por rampas de suave pendiente, y recientemente se han ofrecido al publico servicios de jacuzzi, saunas de vapor, etc., cuyo acceso es apto para todos de manera normal y desapercibida, pudiendo disfrutar de ellas con total comodidad.

 

Las mesas si disponen de 70 cm. útiles por debajo del plano de trabajo, son normales y aptas también para personas en silla de ruedas, etc.,.

 

DISEÑO PARA TODOS

 

Con frecuencia si un diseño es bueno para las personas mayores y personas con discapacidades, es bueno para cualquier persona. Adaptaciones simples y flexibles permiten que el mismo producto, itinerario, espacio, elemento o servicio sea utilizado por mayor numero de personas rentabilizando por tanto su posible coste.

 

Incorporando estas características en nuestros equipamientos, aumentaremos nuestras cuotas de mercado, las actuaciones no serán caras al incorporar su accesibilidad de manera desapercibida, y tener un uso masivo por parte de todos los usuarios, y además adoptaremos medidas acordes a la actual legislación no discriminatoria.

 

Sin embargo, mientras estos conceptos no se estudien de manera normalizada en los diferentes estudios de carreras universitarias relacionadas con el diseño de nuestro entorno, será necesario establecer colaboraciones con empresas especializadas y profesionales expertos en el diseño universal, para asegurar que el producto final realmente cumpla todas las prescripciones necesarias para todos, incluso si tienen graves discapacidades.

 

 

SUPRESIÓN DE BARRERAS ARQUITECTÓNICAS, EN LOS MEDIOS DE TRANSPORTE Y EN LOS SISTEMAS DE COMUNICACIÓN

 

 

Conseguir la máxima accesibilidad y suprimir las barreras arquitectónicas existentes en su entorno, es una necesidad para el colectivo de personas con discapacidades temporales o definitivas en su anatomía y de movilidad reducida, para poder realizar una vida lo más autónoma posible, y una mejora del confort para el resto de la población.

 

Según las estadísticas, esta situación afecta al 30% de la población mundial. Según las previsiones de la Organización Mundial de la Salud (OMS ) para el año 2006, se calcula un porcentaje de un 20%, de personas mayores de 65 años, y al menos un 10% de esta población será considerada envejecida y por tanto, con graves problemas en su movilidad y/o comunicación.

 

Sin lugar a dudas ha llegado el momento de modificar la estructura urbanística, edificatoria, del transporte y de los sistemas de comunicación en las ciudades y pueblos, potenciando las medidas que facilitan la información, orientación y comunicación para todos los colectivos, y suprimiendo las barreras arquitectónicas existentes. De esta manera se contribuirá a que todas las personas disfruten de una mejora en la calidad de los servicios ofrecidos, y se facilitará el desplazamiento y la integración de la personas discapacitadas al conseguir una mejora de sus propias cualidades y posibilidades, evitando el aislamiento y la marginación a que se ven sometidos hoy en día.

 

Las dificultades más habituales para poder realizar una actividad son:

Las dificultades para maniobrar que se encuentran las personas con graves limitaciones para desplazarse tanto en línea recta, como para traspasar una puerta, realizar traslaciones y/o transferencias, etc.

 

Las dificultades para salvar desniveles superando escaleras con peldaños altos sin pasamanos, la falta de aparatos elevadores practicables incluso para usuarios de una silla de ruedas, y potenciando la construcción de rampas con suaves pendientes.

 

Las dificultades de control al necesitar mantener el equilibrio con la ayuda de pasamanos, barras de sujeción y apoyo para realizar las diferentes transferencias, pavimentos duros y antideslizantes, facilitar la manipulación de interruptores, manubrios, grifos, etc.

 

Las dificultades de alcance manual, visual y auditivo, para alcanzar objetos en planos horizontales, verticales, para detectar o evitar obstáculos y agujeros, determinar direcciones y comunicarse con el entorno.

Si todo ello se solucionara en el planeamiento urbanístico, en la construcción de viviendas, edificios y locales de uso público, en el transporte en todas sus versiones, y se facilitan los medios para comunicarse escrita y/o auditivamente; se tendrá una sociedad apta para todos, con soluciones de diseño normalizado, que pasarán desapercibidas para la inmensa mayoría de los usuarios, pero que en el momento de necesitar alguna ayuda las encuentren con facilidad.

 

La resolución de esta problemática pasa obligatoriamente por el cumplimiento de la normativa existente, por campañas continuadas de sensibilización en los medios habituales de comunicación de masas, y por la realización de cursos de formación en todas las escuelas de diseño que estudien la mejora del entorno urbano, la comunicación y el transporte, incluyendo en todos estos campos la Accesibilidad de manera desapercibida.

 

 

 

Para ampliar información sin compromiso,

rogamos nos contacten en el teléfono 93 321 99 47 y Fax. 93 321 97 31